Miradores

Son puntos seleccionados para la contemplación y lectura de la diversidad paisajística de los valles del Nansa y Peñarrubia.

Son puntos seleccionados para la contemplación y lectura de la diversidad paisajística de los valles del Nansa y Peñarrubia. El paisaje, una noción de variados significados, se entiende aquí, de acuerdo con el Convenio Europeo del Paisaje (Consejo de Europa, 2000), como una parte del territorio percibida por la población, cuyo carácter es el resultado de las relaciones entre procesos y elementos naturales y humanos. El mirador, con toda la información que le acompaña, pretende ayudar al observador –lugareño, viajero o turista- a mirar y contemplar, es decir, a dirigir la vista y poner la atención en el cuadro territorial que se abre a sus sentidos, y a comprender su “carácter”, la singularidad y causas de su configuración, resultado siempre de la interacción de componentes y procesos naturales, y de la acción humana, que en caso del Nansa supone una historia larga de ocupación y organización del medio en torno a las aldeas, legible aún en la fisonomía del paisaje.

Mirador paisajístico ubicado en el Desfiladero de la Hermida, junto al río Deva.

El mirador, orientado al Sur y elevado unas decenas de metros sobre la lámina de agua del embalse de Palombera, el más bajo del sistema de Saltos del Nansa, en la confluencia de este río y el Lamasón, ofrece una visión de conjunto del tramo del valle comprendido entre la angostura de la sierra de la Collada y el siguiente desfiladero entre los Picos de Ozalba y la sierra del Escudo, a las puertas de Puentenansa.

Desde este mirador se puede reconocer e interpretar el rico mosaico de paisajes de las tierras altas del Valle de Lamasón.

Vista del área central del Valle del Nansa en su intersección con el itinerario transversal que va desde Carmona a La Hermida.

Este punto de observación, colgado sobre un encajamiento del Nansa en su curso inferior, ofrece una amplia visión que integra en los primeros planos y planos medios las sierras litorales y praderías de Cabanzón en el valle de Herrerías, con un horizonte montañoso lejano constituido por varias unidades orográficas.

Este mirador ofrece una panorámica amplia de buena parte del Valle de Polaciones y la visión próxima de uno de los valles del término, el del río de la Guariza.

Mirador que permite observar la presa de la Cohilla, el desfiladero de Bejo y las cumbres y crestones cuarcíticos circundantes

Este mirador ofrece una panorámica del tramo medio-alto del valle del Nansa.

Desde este punto se obtiene una panorámica de 360º que abarca los paisajes del valle del Nansa en Herrerías, así como algunos otros de los vecinos términos de Rionansa y Lamasón.

Este mirador brinda una muy amplia y elevada panorámica del valle medio y alto del Nansa, abarcando buena parte de los valles de Tudanca y Polaciones.

Conjunto paisajístico dominado por la linealidad y el fuerte contraste entre un paisaje rural y otro de montaña.

Excelente panorámica del corredor transversal que une el Valle del Nansa con los del Saja por el este y el Deva por el oeste.

Panorámica sobre el estuario del Nansa antes de salir al encuentro del mar Cantábrico y punto de terminación de la Senda Fluvial

Excelente vista del Desfiladero de La Hermida en su tramo más encajado y profundo (Valle del Deva en el municipio de Peñarrubia).

Mirador localizado en el Monte Virdio (Sierra de Peñarrubia), en el collado del mismo nombre, junto al repetidor. Ascenso a pie o en todo terreno desde el pueblo de Roza.